Denuncian crueldad en animales en centros de esparcimientos peruanos | PrensAnimalista

Fuente: rpp.com.pe

Lima, Perú.- Organizaciones animalistas peruanas denunciaron que perros, caballos y animales de granja son sometidos a esfuerzos innecesarios y crueles. Aseguran que en el Fundo “Los Tronquitos”, centro turístico en las cercanías de la playa Ñame,  ofrece varios “servicios” que no son otra cosa que una forma más de explotación de animales.

foto: Fundo Los Tronquitos

Entre los “servicios” que ofrece este centro de esparcimiento figuran el “Mushing” (triciclo jalado por perros), “Bikejoring” (bicicleta jalada por perros) y “Dogscooter” (patinete jalada por perro) y “Canicroos” (correr con un perro del fundo por 6 kilómetros), además de una “Granja interactiva” (espacio donde las personas pueden tocar a los animales, ordeñar a algunas hembras, darles de comer a los animales) y carretas jaladas por caballos.

Los animalistas peruanos recuerdan que los perros NO son animales de transporte y que dos de ellos tengan que jalar a dos personas ya significa demasiado esfuerzo. A su juicio, obligar a estos animales a jalar patinetas, bicicletas o scooters es simplemente absurdo y en vista de que los principales usuarios de este “servicio” deben ser menores de edad lo único que se logra es transmitirles una idea equivocada en cuanto a que las personas tienen el derecho a utilizar a los animales para diversión o esparcimiento.

Explicaron  que en el caso de en las “granjas interactivas” los animales permanecen casi todo el tiempo con las patas amarradas y que a algunos se les amarra el hocico  para evitar algún accidente con los clientes, algunos de ellos niños pequeños.

Si bien los caballos son considerados “animales de transporte”, los animalistas se oponen a su utilización, dado que tampoco es justo ni fácil para ellos cargar con todo el peso de las personas que llevan en la carreta. Señalan que los seres humanos son perfectamente capaces de divertirse sin causar sufrimiento a los animales.

“No permitamos que este tipo de ‘actividades’ existan en nuestro país o se extiendan a otros centros de esparcimiento o negocios. Imaginamos que como ocurre con todo animal que es usado únicamente con fines lucrativos tanto los perros como los caballos y los animales de granja deben permanecer encerrados el tiempo en que no están ‘brindando servicios’. Esto no es justo”, indicaron los animalistas entrevistados por RadioProgramas del Perú.