La causa animal en Chile | PrensAnimalista

Por Zita Pessagno Barrella, Asistente Docente Doctorado,

Escuela Latinoamericana de Postgardos, ELAP, Universidad ARCIS

El tema de la causa animal en Chile tiene varios años, más de quince, como objeto de interés de parte de varias organizaciones dedicadas a la defensa de los animales. Su objetivo principal es el poder generar una ley justa que proteja los derechos y la calidad de vida de los animales así como el que se legisle sobre las obligaciones de los dueños de mascotas y las sanciones para aquellos individuos maltratadores de animales.

La tenencia responsable es un ítem de gran preocupación a nivel mundial y Chile no está excluido puesto que por los últimos censos, publicados a fines del 2009 en artículos del diario El Mercurio, se evidencia que solamente el 20% de los animales denominados vagos, es decir en abandono en las calles, no tienen dueño, mientras que más del 50% de los mismos animales en situación de abandono son mascotas con amos. ¿Qué implica ser un animal en abandono o vago? Pues simplemente el animal que anda suelto por las calles sin correa, menos bozal, sin dueño que lo asuma, es decir, a su libre albedrío, situación que implica perjuicio para el ornato puesto que los animales ensucian la vía pública y no hay quien limpie sus deshechos, animales que pueden ser atropellados o lastimados sin tener quien les defienda ni se preocupe por darles los cuidados de emergencia, otros que pueden llegar a agredir a las personas que no van a tener a quien quejarse ni reclamarle por el agravio en circunstancia que más de un 50% tienen un dueño que debiera ser responsable por las acciones del animal que decidió tener como mascota.

Las “salidas” a la problemática de la desproporcionada cantidad de animales en Chile se han tratado de solucionar de manera poco coherente y real. Las autoridades simplemente han apelado a promocionar la futura matanza pública de los animales vagos, por ejemplo implementando costosísimas “cámaras de gases”, como medida de solución inmediata y certera. Poco acertada la medida puesto que solamente estarían eliminando un 20% de la población animal que prontamente se reproduciría. ¿Cómo? Con ese 50% de animales con dueño a los cuales sus amos dejan salir solos a inseminar a cuanto animalito se les ponga enfrente. La lógica nos lleva a visualizar entonces que existe un problema de falta de educación que promueva la tenencia responsable a través de obligaciones de parte de los ciudadanos que decidan hacerse cargo de una mascota. Parte de esas obligaciones implica sacar a sus mascotas con correa, y en ciertos casos de animales denominados bravos con bozal, responsabilizándose de sus deposiciones y la no permisión de apareamientos salvo que estén esterilizadas y/o castrados. Una de las acciones más claras está justamente en el hecho de crear políticas de educación que permitan poder instruir a los ciudadanos sobre la real importancia del tener a sus mascotas esterilizadas y/o castradas, es un elemento clave para detener la sobrepoblación que va creciendo a pasos agigantados. Esto implica lógicamente campañas promovidas por el gobierno y sus autoridades conjuntamente con leyes que obliguen y sancionen por desacato, a partir de serias fiscalizaciones, a los dueños de mascotas. Implica también la generación de instancias de debate que colaboren en la creación de documentos con el aporte de los ciudadanos en relación a este interesante, importante y tan de moda problemática de la causa animal.

En diciembre del 2009, Universidad ARCIS, con el valioso apoyo de su Rector Carlos Margotta, propició la generación de un foro denominado “La causa animal en Chile”, el cual reunió por primera vez a representantes de los partidos políticos más importantes de Chile, hecho antes nunca realizado para tratar esta temática. En dicho evento presenté en nombre de nuestra universidad un proyecto que trataba sobre la situación actual, las posibles leyes a decretarse, los aportes a la misma, y se invitó a participar a los Representantes de los en ese entonces presidenciables Frei, Enríquez-Ominami, Arrate y Piñera, este último actual Presidente de la República de Chile. Dicho proyecto se puso a disposición de los representantes para ser discutido y enriquecido por los mismos. Con asistencia de público se dieron interesantes aportes tanto de parte de los comandos como de la misma representación de Universidad ARCIS con el fin de poder en un futuro cercano generar instancias en las cuales se pudiera tratar esta temática generando posibles soluciones y destacando el aporte académico y social.

Mucho se puede decir en relación al tema de la causa animal en Chile, y mucho hay por hacer con respecto al mismo, pero lo importante es empezar a tomar seriamente una ahora problemática real que nos atañe transversalmente a todos los ciudadanos que habitamos Chile, y que determinará en mucho, a partir de las medidas de solución escogidas, el tipo de imagen que tendremos internacionalmente para el resto del mundo donde en muchos lugares ya incluso se legisla, como en Suecia, la posibilidad concreta de disponer de elementos estatales legales para la defensa de las mascotas ante el abuso y el maltrato al que pudieran llegar a ser sometidas, con sanciones ejemplares para detener a los ciudadanos que las ejerzan. Por esa razón, y pensando que las comunicaciones han hecho del mundo un pequeño pañuelo al alcance de nuestras manos, no olvidemos aquella frase de Ghandi que dice: “La grandeza de una nación y su progreso moral puede ser juzgado por la forma en que sus animales son tratados”.

Preocupémonos entonces por cómo vamos a ser “mirados” a partir de cómo determinemos nuestro trato con los animales.