Historias de rescatistas de animales | PrensAnimalista

Hoy: Talca y Llolleo

Por Carolina Ahumada

Los relatos de rescatistas que han acudido a socorrer a mascotas en ciudades devastadas tras el terremoto no dejan de conmover. Personas sin casa pidiendo ayuda con sus animales en los brazos, mascotas abandonadas entre los escombros, gatos, perros y gallinas conviviendo juntas unidas por el voraz hambre, son parte de un Chile que sangra tras la tragedia, pero que si embargo, se puebla de conmovedoras historias de solidaridad, coraje y valentía.

Estos son los relatos de rescatitas que dejaron todo por ir a socorrer a las otras víctimas del terremoto, los animales, tan inocentes como las humanas pero olvidadas ante tanta  desolación de un país con las venas abiertas. Acá la primera de las historias de rescates de las otras víctimas del terremoto que PrensAnimalista les entregará día a día

 Talca y la garra de sus valientes animalistas

Animalistas independientes y organizados, una vez respuestos del gran susto del terremoto que cambió la geografía de Chile para siempre, partieron a Talca y LLolleo con autos repletos de alimento para  mascotas y con la plena convicción de que los animales eran las otras víctimas olvidadas en esta gran tragedia. Fue así que la Chicas de PROANI -organización pro animal de la comuna de San Miguel en Santiago- coordinadas con la campaña de Socorro Animal Chile, llegaron a Talca para ir en ayuda de canes y felinos.

Con 440 kilos de alimento, las aguerridas de Proani distribuyeron la ayuda a los animalistas de la zona que continúan socorriendo a los animales que deambulan por las ruinas de lo que fuera el Hospital de Talca.

El hogar San Francisco de Asís es otro ejemplo de destrucción. Tras el movimiento telúrico, fue destruido por la fuerza de un canal de regadío que arrasó con algunos caniles infundando todo el terreno, aún en ese lugar se albergan más de 200 perros. Pilar Pazos, animalista encargada del lugar, a pesar de sufrir los embates de la naturaleza, sigue firme junto a ellos cuidándolos día día.

Pero no todo era desolación en la destruida Talca. Los animales del refugio se mantenían sanos y con buen peso gracias  al cuidado de las animalistas. Viviana Garín una de las rescatistas de PROANI, relata que lo que más les conmovio fue la fuerza y coraje de las proteccionistas que aún después de haberlo perdido todo se mantenían firmes en su tarea de rescatar a los animales.

“Ellas necesitan mucha ayuda, perdieron sus casas y familias y están sicológicamente destrozadas pero con la fuerza suiciente para ayudar a los animales también víctimas como ellas”, indicó Viviana.

Ellas siguen luchando más fuertes que nunca, pues la cantidad de mascotas abandonadas por sus dueños crece día a día .Sus olvidadizas familias humanas se defienden diciendo: ” no los podemos llevar porque perdimos todo”.

Talca parece una ciudad bombardeada, cada calle tiene al menos una construcción en el suelo. Hay gente viviendo en carpas en el bandejon central de la Alameda, en las veredas frente a sus casas caídas y en los patios. De a poco se van enterando de familiares y amigos que han fallecido.

 Lentamente se acostumbran a ver en ruinas los lugares que habitualmente visitaban.

Viviana Finaliza: “Urgen voluntarios que revisen el terreno en busca de mascotas abandonadas, es demasiada la carga que las animalistas del sector llevan sobre sus hombros”

Llolleo y la historia de un refugio abandonado durante 10 años

Un refugio de animales que durante 10 años ha recibido ayuda sólo dos veces, hace cinco años y ahora con la llegada de Alejandra Pizarro y un grupo de animalistas independientes que decidieron por sus propios medios partir a Llolleo.  Alimentaron a los animales en las zonas más afectadas dejando caminitos de comida para aquellas tímidas mascotas que se escondían tras las ruinas y entregaron sacos de alimentos a familias que tenían algunas y albergaban a otras tantas, así pasaron los días este grupo de rescatistas que veían con impotencia que la ayuda se hacía poca.

Pero en Llolleo la ayuda en alimentos para las mascotas seguiría llegando . En el refugio se ha ido recolectando harta ayuda, “sólo faltan carteles para que la gente sepa que allí pueden obtener alimento gratis para sus queridas mascotas” , finaliza Alejandra.

No existen artículos relacionados