Perrita se intoxicó por comer a familia de gatos de plástico | PrensAnimalista

Rayos X dejaron al descubierto la ingesta de los juguetes.

West Highland, Inglaterra.- Cuando la terrier Milú se enfermó y dejó de comer, sus dueños preocupados la llevaron al veterinario. Sin embargo, dieta, exámenes médicos y hasta los antibióticos no lograron aliviar al perrito.

Sólo una radiografía realizada al año de edad dejó al descubierto la macabra venganza de Milú. Había mordisqueado e ingerido a 5 gatos de juguete: padre, madre e hijos.

“Me sorprendió cuando llamó por teléfono a los veterinarios que decir nevada se había tragado algunos gatos. No creía que era verdad”, dijo la señora Reed, dueña del travieso animal.

Nigel Belgrove, de Cromwell Veterinarios en Huntingdon, manifestó al diario Daily Mail que este era un caso muy inusual y uno de lo más inusuales rayos X que vio en su experiencia. “Podíamos ver claramente el gato más grande dentro de su estómago. Pudimos ver las orejas y la cola”, contó.

Ahora Milú se recupera satisfactoriamente pero quedaron prohibidos de por vida todos aquellos juguetes con forma de gato.