Decenas de perros son abandonados en pleno desierto por disposición de la Municipalidad de Caldera | PrensAnimalista

Animales son dejados en caniles sin protección, a la intemperie y sin ningún plan de esterilización y adopción.

Por OHA

A exactamente 30 kilómetros al norte de la ciudad de Caldera, en medio de un árido y solitario desierto y a un costado de la ruta 5 norte, se encuentra emplazada la unidad municipal “Programa de control Canino” de la Ilustre Municipalidad de Caldera, creado y pensado para ir en ayuda de los perros de la ciudad. Sin embargo, este lugar es realmente un campo de concentración canina. Allí viven en desamparo un centenar de perros capturados ilegalmente de las calles del balneario del norte chico por el propio municipio.

Este particular “programa” solo contempla ser un botadero de perros en un área alejada de la vista de los visitantes y zonas turísticas a fin de poder mostrar una imagen limpia y ordenada de la ciudad. El lugar no cuenta con ningún tipo de servicios básicos como agua y luz, no cumple con los requerimientos básicos para la estancia diaria de los animales (protección al sol, calor, frío, aguas lluvias, etc.). Tampoco contempla personal municipal estable en el lugar y menos un veterinario o un box o sala de primeros auxilios o de esterilización que pueda servir de ayuda a los animales del recinto y tampoco a quienes pudieran requerir los servicios médicos veterinarios en una urgencia particular, ya que sumado a la inexistencia de vida humana a kilómetros a la redonda debemos recalcar y recordar que este botadero de perros está a exactos y muy largos 30 kilómetros de la puerta del municipio de esta ciudad nortina.

Sumado a este claro abandono disfrazado de programa de control canino y en momentos que se recolectaban fotos del lugar, activistas recibieron el comentario de un par de funcionarios municipales que llegaban a dar alimento y agua (lo que se realiza una vez al día). Éstos denunciaron que es tal el grado de abandono y soledad del lugar, que frecuentemente encuentran perros muertos, heridos o mutilados por peleas internas que no son controladas ni detenidas por algún humano responsable de los canes.

¿Sabrán las autoridades municipales que esta irregular actividad es ilegal y que evidentemente constituye maltrato animal? ¿Quién será el cerebro o mentor de tan eficiente y humanitario “Programa” o sistema de control de la población canina para caldera? ¿Será esta la manera de controlar el problema de la población canina en esta ciudad balneario?

Es de esperar que después de esta nota, alguien pueda dar la cara y explique que está pasando realmente con los perros de Caldera.

Artículos relacionados: