SAG favorece a Los Tachuelas: elefanta Ramba se quedará con los empresarios circenses | PrensAnimalista

El Servicio Agrícola Ganadero de Chile (SAG) acordó a puerta cerrada con Joaquín Maluenda Quezada el traslado del paquidermo a la parcela de los payasos.

ONGs recurrirán a la Contraloría General de la República para revocar el “acuerdo” entre el organismo estatal y el circo.

El lunes 16 se dio inicio a la campaña “Liberen a Ramba: el último elefante esclavo en Chile”. Día en que también las organizaciones no gubernamentales Ecópolis, AnimaNaturalis y CazaCircos, sostuvieron una reunión con Víctor Venegas, director nacional del SAG. En la instancia, activistas entregaron sendo informe jurídico y veterinario que concluía que Ramba debía salir de manos de sus actuales tenedores, el circo Los Tachuelas. Sin embargo, Venegas comunicó a las organizaciones de defensa animal que ya existía un acuerdo entre el SAG y Joaquín Maluenda Quezada, para retirar el 1º de septiembre a la elefanta de las funciones del circo y ser llevada “para siempre” a una parcela en la comuna de La Pintana, según los payasos, de 10 mil mt2.

Esta es la parcela de 10 mil mt2 a la cual se refieren Los Tachuelas.

Referido a lo último, las organizaciones que llevan la campaña señalaron que son falsas las dimensiones de la propiedad donde será trasladada Ramba. Fotografías y planos de la supuesta “parcela de descanso” arrojan una totalidad de sólo 0.95 hectáreas. Desde Ecópolis señalaron que el lugar en si no es más que un peladero, un estacionamiento de grandes carromatos circenses, terreno destinado a celdas y jaulas de confinamiento de animales.

“El lugar destinado a Ramba es sólo el espacio que una mentalidad ignorante de las necesidades de la especie puede concebir”, puntualizaron.

Extraño decomiso

Florencia Trujillo, presidenta de Ecópolis, expresó que el SAG y Joaquín Maluenda argumentan a su favor que Ramba habría sido decomisada a un tercero y que en este sentido el actual tenedor (Maluenda) no sería la persona infractora propiamente, por tanto el SAG no incurriría en falta.

“Ello no es efectivo por cuanto el Sr. Joaquín Maluenda Quezada fue, en rigor, parte interesada en la causa que concluyó con la confirmación del decomiso rechazando la apelación”, aclaró.

Ramba cuando no está trabajando en las funciones, pasa la mayor parte del tiempo en pocos metros cuadrados encadenada y amarrada.

Trujillo fue enfática en señalar que la decisión del SAG de premiar a los infractores (al circo) en contravención al convenio de protección de especies CITES y a la Ley de Caza, es un acto de ilegalidad por contravenir las normas legales vigentes al consolidar una irregularidad de 13 años y premiar una vez más a quienes han obtenido provecho de ella. Junto con AnimaNaturalis y CazaCircos recurrirán a la Contraloría General de la República para aclarar este ilícito y terminar con la explotación y sufrimiento del animal.

“En esta historia no es el circo el protagonista sino la elefanta Ramba y el imperio del derecho. El SAG debe cumplir con el mandato de la ley y los tratados internacionales en materias de su competencia (CITES, artículo 3º inciso 2º LOC). Es decir, centrar el tema en Ramba, especie en peligro de extinción, protegida por la convención CITES que señala perentoriamente: animal decomisado debe ser animal rescatado y llevado a su hábitat natural o a un santuario o a un centro de rescate y en su defecto, a un zoológico y en último lugar, a un particular, pero en ningún caso al mismo infractor que en este caso es Joaquín Maluenda. Basta de espectáculo, basta de disquisiciones inconducentes y acuerdos celebrados fuera de la órbita de sus funciones”, sentenció Florencia Trujillo, abogado y quien lidera la campaña a favor de la libertad del gran mamífero.

Los Tachuelas insultando a activistas. En reiteradas ocasiones han manifestado que “los defensores de animales son retrasados mentales”.

Escrito por Ecópolis / Edición: PrensAnimalista

Artículos relacionados: